EL PANTEÓN DE LOS INGRATOS - Campesino Digital

Notas:

viernes, 25 de marzo de 2016

EL PANTEÓN DE LOS INGRATOS



Hay un pueblito que nadie conoce y todos olvidan, es polvoriento, desértico, con casas de madera y palma.

Sus habitantes, los cuales hoy no sabemos ni sus nombres , en el mejor de los casos bagamente los recordamos. Viven allí, atrapados de la pobreza histórica, sin un reconocimiento, sin un día nacional, sin una estatua, solo con la dignidad de los pendejos y los recuerdos de la gloria usurpada por unos, pero peor aun, arrebatada de sus entrañas por un pueblo ingrato, ingrato como el Pueblo Dominicano.

Es difícil comprender como llegue a este pueblo, pues siempre nuestros libros de historia nos sacaban a pasear a otros barrios mas acaudalados, con gente mas rica de falsos triunfos, como el de ese Abril, o los héroes de la venganza personal del 31 de mayo cuando cayo el tirano amado.

Todavía recuerdo lo que mas me impresiono, en la entrada de aquel rincón olvidado había un centinela, y para que? Le pregunte: aquel hombre flaco y desnutrido, de pelo mas que blanco y ojos amarillentos por el hambre y el abandono, andaba en calizos, los cuales emitían el leve sonido que hace el pincho en ellos al hacerle en amor a la calle.

Curiosamente, llevaba puesto una chaqueta de gala militar, la cual le que daba grande, mas fue mi sorpresa, al ver las insignias de General que colgaban de ella, pero donde mi Corazón entristeció fue al ver como una placa identificaba al dueño de la chaqueta………..Rodríguez Echavarría decía.

General Rodríguez Echavarría que hace usted aquí? Le pregunte, el con los ojos tristes no se por dolor al ser reconocido en este panteón de la historia me dijo:
Llegue aquí hace muchos años, por allá a principio de los 60’s, justo después que los colaboradores de Trujillo le cobraran sus deudas personales y le asesinaron bajo el falso grito de patria.
Hoy me entere con nuestro nuevo inquilino, que apenas llego ayer, el que vive en esa casita azul de madera, que las familias de los "héroes" de Mayo nunca dejaron de ser millonarios y que siguen siendo mas trujilistas que el jefe.

También, me dijo el guerrillero solitario que al igual que a mi, su pueblo nunca lo aprecio, nunca obtuvo riquezas ni puestos políticos, jamás pidió lo que el se había ganado con sangre en el ‘65 ni mucho menos en el ‘73.

Al contrario le llamaron traidor, canalla, se le irrespeto y con mas dolor todavía, siempre se le comparo a un matón, Trujillista de nacimiento, el cual ue injustamente bautizado como el coronel de Abril.
El mismo que cuando se tuvo que mandar a correr a Londres se fue, dejándolo a el y muchos mas atrás, en las garras del muñequito de papel.

A mi igual que a el, me sentenciaron a estar aquí, al principio no entendí, pues había sido yo, el General que enfrento a los Trujillo, el que después del ajusticiamiento los expulsee del país, con mis acciones di paso a una democracia de carton, que se ha convertido en la de porcelana que tenemos hoy.

Pero hoy si preguntas por mi nombre no saben quien soy!

Debo decirte, que mi desgracia no es la peor, mira: en esa casa de block sin empañetar, ahi, alquilan cuartos, en sus cuatro habitaciones habitan Sánchez, el que mato a Lilis el cual te confieso que ni yo me se el nombre…..RAMON CÁCERES, ESE SOY YO!!

Gritaron desde una ventana mientras pasábamos, también un turco, Amin Abel Nidal le dicen y en el cuarto de atrás, vive una viejita que les hace de comer a cambio de platos de comida, esta casi ciega y creo que es mejor así, no creo que a Mama Tingo le gustaría ver lo que el pueblo Dominicano ha hecho.

Después de la casita de Claudio "el de abril", vive el real comandante de la revolución del ‘65, Montes Arache, por cierto el le alquilo esa casa a su ex-compañero.
Al caer de la noche, me despedía yo, no del centinela sino del General, mi alma nunca había estado tan pesada, y le dije: General gracias por este paseo que tanto nos hacia falta a los Dominicanos y espero que no sigan llegando inquilinos.

En ese momento Echavarría levanto su dedo índice derecho y apunto hacia el horizonte, me señalo hacia lo que no había visto a mi llegada, el manto de la oscuridad ahora lo hacia obvio, las luces de esta mega torre eran estridentes, como así también lo era su helipuerto, yo con la boca abierta del asombro ante tanto contraste pregunte, que es eso General?
Esa es la torre Mirabal, allí están todos los que ustedes han puesto allí, los usurpadores y los falsos heroes.

Ahí, donde te paras en este umbral, se para todas las noches Manolo Tavares Justo y con impotencia y sus ojos llorosos con hombría, aprieta los barrotes de esta cárcel histórica y grita el nombre de su mujer, la dueña de la torre, hechos viudos por las balas, pero divorciados por la historia, a el, solo le queda conformarse y acostumbrarse a estar aquí, en este panteón que han construido ellos, este pedazo de tierra, el trofeo de los malos, en este, el pateon de los ingratos.
CARLOS J. DIAZ GOMEZ