Asodemu prisionera del caos y de la dictadura universitaria - Campesino Digital

Notas:

domingo, 3 de abril de 2016

Asodemu prisionera del caos y de la dictadura universitaria


La Asociación de Empleados Universitarios ASODEMU, esta prisionera de una dictadura que se asemeja a las más viles acciones del régimen balaguerista de los 12 años, la cual es una parte de nuestra historia dominicana que la mayoría de los universitarios no estamos dispuestos a repetir; por tal situación  varios miembros del comité ejecutivo así como Delegados de la sede central y de los Recintos, Centros y Extensiones universitarias, en  una auténtica resistencia pacífica contra el chantaje, las persecuciones laborales y el amarillismo sindical, estamos siendo víctimas de un flagrante atropello a nuestros derechos fundamentales y libertades individuales.


Quien calla, esta vez sí otorga, es demasiado evidente que están siendo violadas las garantías y derechos laborales más elementales de los empleados universitarios, en un desafuero que no obedece a la persecución de hechos delictivos, sino, que se explica por el afán desmedido y mezquino de desplegar una arbitraria represalia contra los adversarios políticos internos, a fin de satanizar a la oposición y querer ocultar el fracaso de sus fallidas políticas universitarias, con lo cual se allanan caminos para que triunfen los verdaderos enemigos de la universidad.

 Ahora, atacan ferozmente a la resistencia administrativa, para querer seguir mancillando los derechos adquiridos a los empleados, por eso, llevaron y lanzaron las bombas a la asamblea de empleados del Aula Magna.

Todo aflora, las evidencias son contundentes; por eso, es inexplicable que   líderes de corrientes administrativas, de gremios y de diferentes  sectores universitarios miren hacia otro lado.  Hoy a la disidencia de empleados, y en un momento, a otros y muy pronto, los mismos sectores desde dentro y desde fuera arreciarán contra la Universidad.  Por eso intentan debilitar la resistencia interna. En la UASD se conculcan los principios fundamentales de la democracia, el respeto por los derechos laborales, sindicales, humanos y la garantía de las libertades individuales establecidas en el artículo 38, 39, 40 y 47 de la Constitución dominicana.

No podemos permanecer callados, no podemos, ni queremos. Porque no solo dejaríamos solos a los empleados universitarios, sino que nos traicionaríamos a nosotros mismos, abjuraríamos de los valores que defendemos y, de la misma manera que los queremos para nosotros, así deberíamos extenderlos para beneficiar a  todos los universitarios.



REYNALDO AYBAR

Presidente

raybar06@uasd.edu.do cel 849 860 4444