Tin Tức Mới9su10Ô tô Xe máy368 utenti.

jueves, 13 de octubre de 2016

Premio Nobel de Literatura ¿convertido en farándula?


El compositor, cantante y poeta estadounidense Bob Dylan ha sido el sorprendente ganador del Premio Nobel de Literatura 2016.

Robert Allen Zimmerman, el nombre real de Dylan, es un poeta-cantante, uno de los músicos más influyentes de la historia en Estado Unidos por sus letras en contra de la guerra de Vietnam, Dylan es un activista por la paz y los derechos humanos, uno de los portavoces de una generación políticamente comprometida en la década de los sesenta en Estados Unidos.

Canciones, como "Blowin' in the Wind" son un verdadero himno a la paz. Pero hasta ahí llega todo. Me encantan las canciones de este poeta metido a cantante ¿pero otorgarle un Premio Nobel en literatura? Las obras de Dylan se conocen más como canciones que como poemas.

Para aquellos izquierdistas nostálgicos, debo recordarle que el Dylan de hoy dista mucho del Dylan de los sesenta, el sistema capitalista norteamericano lo absorbió, ahora es hasta promotor de una de las grandes marcas de autos de Estados Unidos, la "Chrysler".

El Premio Nobel de literatura se entrega a «escritores que sobresalen por sus contribuciones en el campo de la literatura» Dylan es más artista que poeta.¿En cuanto a obras literarias, está Dylan por encima de Javier Marías? ¡ Jamás! Dylan nunca debió estar en ese premio.

Proponer a ese artista para el premio de literatura fue una falta de respeto. Los poemas llevados a canciones por Dyland,son letras de pequeñas ligas, comparado con las obras de varios escritores que competían por el premio.

He llegado a la conclusión, desde que le entregaron el Premio Nobel de la Paz a Barack Obama, que el Premio Nobel está cada vez más desacreditado. Ahora convirtieron el renglón de literatura en un equivalente del Premio billboard.

Siendo así,ahorita los nostálgicos querrán proponer a Silvio Rodríguez,Pablo Milané,Joaquin Sabina,Joan Manuel Serrat y otros artistas-poetas, para el Premio Nobel de Literatura.

Por David Ramírez.