Policías acostados (reductores de velocidad) que parecen coroneles y generales en todo el Sur - Campesino Digital

Notas:

jueves, 20 de julio de 2017

Policías acostados (reductores de velocidad) que parecen coroneles y generales en todo el Sur


Por Odalis Baez

EL SUR, Pedernales.-El miedo y las preocupaciones por el aumento de los accidentes de motocicletas en las comunidades del sur, cada vez pone en aumento los llamados policía acostados o reductores de velocidad en calles y carreteras, generando demora para llegar de un pueblo a otro.

Por ejemplo a lo interno y en otros casos a lo externo de  las comunidades de: Pedernales, la Colonia, Juancho, Independencia, Duvergé, Neyba, Cabral, Cachón, Barahona y otras poblaciones del Sur, la colocación de reductores de velocidad se han convertido en una molestia para choferes de vehículos de cuatro ruedas, según lo han manifestados.

Según personas consultadas en un recorrido la mayoría de los policías acostados o reductores de velocidad, es producto del miedo y las preocupaciones que están generando los conductores de motocicletas con las altas velocidades, calibramiento y los accidentes que se han producido.


Para las personas que opinaron sobre estos reductores de velocidad, entienden que los ayuntamientos de cada una de las comunidades donde se construyen esos tumultos someter y la propias autoridades metropolitana de transportes terrestres, deben implementar medidores de velocidad y proceder a multar o someter a la justicias a los que provoquen accidentes o muerte en cualquiera de las comunidades donde impera la preocupación.

La gran cantidad de reductores de velocidad tanto en las vías principales como a lo interno de las comunidades, del peligro que prima entre moradores de cada una de las comunidades donde han sido construidos sin control esos reductores de velocidad, muchas veces a espalda de las autoridades municipales de esos pueblos.

 En ciudades como Duvergé, Pedernales, Neyba, y otras que están ubicadas en las vías principales para llegar en vehículos a otros pueblos, es una muestra palpable de que el exceso de velocidad y hasta las competencias desleales que realizan conductores  de motocicletas ponen de evidencia que los pobladores quieren evitar al máximo los accidentes de motocicletas que han costado la vida a ciudadanos indefenso cuanto tratan de cruzar de un extremo a otro de las calles.

Recientemente en un recorrido por cada una de esas comunidades se observó que la gran cantidad de policías acostados o reductores de velocidad a lo interno de esos pueblos y muchas veces en las vías principales peligran cuando repentinamente son sorprendidos por esos tumultos que muchas veces de policías acostados pasan hacer muy altos e incómodos para vehículos pequeños, que su bonete choca debajo.


En los sectores y comunidades donde son construidos en cada calles y carreteras los reductores de velocidad, los moradores claman por el respeto de los que conducen motocicletas, que por el exceso de velocidad y las competencias desleales  muchos han provocados accidentes que costaron la vida inesperadas de ciudadanos, otros están mutilados y con lesiones permanentes.



PEDERNALES

Un ejemplo palpable lo ha sido en el municipio  de Pedernales donde por exceso de velocidad y más aún por las competencias desleales que realizan jóvenes en motocicletas, más de una veintena han perdido la vida, mientras otros están aquejados con traumas, roturas de huesos y golpes que no han podido cicatrizar todavía.


En tanto pese a los reductores de velocidad que operan en la carretera de las comunidades de Manuel Goya, los tres charcos, Oviedo, la Colonia y Juancho, sin los que están ubicados en los cuarteles militares del ejército, se han convertido según los choferes en una molestias para los pasajeros y la demora para llegar desde Pedernales a Barahona.


EN DUVERGÉ

Recientemente en esta comunidad donde se dieron citas centenares de vehículos y motocicletas con motivo de sus patronales, se observó que producto de la gran cantidad en calles de esta ciudad de reductores o policía acostados la circulación se hiso muy pésima, lo que causó seria críticas contra las autoridades que tienen que velar por la seguridad ciudadana.


CABRAL Y CACHÓN

En el recorrido por estas comunidades fue notorio ver  la construcción de esos reductores de velocidad, poniendo en evidencia del gran temor y preocupación de sus moradores por los accidentes de motocicletas.