Tin Tức Mới9su10Ô tô Xe máy368 utenti.

martes, 14 de febrero de 2017

La administración Medina luce acorralada por la presión mediática



 Por Benny Rodríguez

La administración Medina, instalada el 16 de agosto de 2016, no ha tenido sosiego desde que juró para un segundo mandato. En el momento mismo en que asumió la jefatura del Estado, Medina y su gobierno han sido sometidos a una enorme presión.

Diversos sectores, incluso del sector público reclaman al mandatario mejores condiciones salariales y comunidades del país que exigen se les atiendan con obras de infraestructuras sociales para sus localidades, exigencias que resultan infinitas.

Sin embargo, la presión más sentida y que provoca más ruido a la administración Medina, es el reclamo que llevan a cabo sectores de la sociedad civil, que han logrado articular un movimiento nacional, con el color verde como símbolo, que exige transparencia, cese de la impunidad y de la corrupción.

El gobierno y sus funcionarios lucen acorralados y sometidos a una enorme presión mediática que le impiden tener paz, tranquilidad y sosiego para poder ejecutar las políticas que se ha trazado la administración para el beneficio del país.

Parecido a lo que ocurrió a la administración Balaguer, en el último gobierno de los 10 años, todos los sectores nacionales del país al parecer se han puesto a una para exigirle al gobierno mejores condiciones salariales y de trabajo.

Médicos, enfermeras, aunque con estos dos sectores el gobierno se arregló, pero amenazan con volver al ruedo público porque alegan, en el caso de las norsas, que han sido engañados por el gobierno, los profesores de escuelas públicas, los agrónomos, la Universidad Autónoma de Santo Domingo, unido al reclamo de las comunidades por obras sociales, tienen al gobierno desconcertado y poco claro en las acciones que asume para enfrentar y romper el cerco al que ha sido llevado.

A la policía se la quitó de encima con el anuncio de un aumento que va del 10% al 45%, pero son tan pírricos los sueldos de los que tienen la responsabilidad de resguardar y dar seguridad a la población que ni a los beneficiados impacta, mucho menos a la sociedad nacional que ha criticado el incremento que ellos mismos exigían para los agentes del orden público. 

Discusión de la agenda nacional

Luego de la marcha del pasado enero 22, que de ante mano se sabía que sus promotores tendrían el éxito asegurado, porque el fenómeno de la corrupción administrativa, el enriquecimiento ilícito y la impunidad, son temas que unifican a toda la comunidad nacional, incluso a los propios peledeístas y sus aliados, desde entonces los dirigentes al más alto nivel del Estado no han respirado ni un momento tranquilos.

Luego de esa exitosa marcha sus ideólogos, con una buena línea de comunicación y aprovechando la debilidad del gobierno que luce maniatado, poco articulado y sin una defensa sostenida, ha dado lugar, en cambio, a que se afiancen los actores sociales en su reclamo al gobierno de mayor transparencia, cese de la impunidad y de la corrupción estatal.

Por el contrario, en vez de disminuir su accionar, los ideólogos de la acción contra el gobierno, endurecen su postura y han puesto a circular el libro verde por todo el país, que ha sido rubricado por miles de ciudadanos y ciudadanas disgustados porque los corruptos y los que gozan de impunidad no han sido metidos a la cárcel y el dinero devuelto al Estado.

Una debilidad

Desde los gobiernos del expresidente Leonel Fernández, quien dicho sea de paso fue sometido a una enorme presión mediática, la realización de cientos de huelgas, incluso en su último mandato comenzó la lucha por el 4% para la educación, con el color amarillo como símbolo, las administraciones habían salido airosas de las embestidas sociales.

Pero Fernández, con su peculiar estilo, “a lo Balaguer”, de no hablar de lo que muchos están hablando, a lo mejor es de los que cree que mientras más se bate aquello más hiede, experto en el manejo de la opinión pública, su tesis de grado versa sobre esto y de usar el lenguaje cuando es de su absoluta conveniencia, le dio resultado como estrategia de comunicación, sin permitir que le variaran la agenda nacional.

Fernández y sus colaboradores siempre imponían los temas que serían discutidos. Ni el 4% y el color amarillo en todos los confines del país pudieron evitarlo.

Distinto ahora que los grupos sociales y los poderosos sectores como la ADP, CMD, ANPA, UASD, enfermeras, entre otros más, que han logrado imponer la agenda de discusión nacional en torno a los temas que ellos enarbolan como bandera de lucha, pero el gobierno, pese a los intentos no ha logrado sacarlo del debate nacional.

Fortalezas

El régimen iba bien, hasta que casi a finales de las pasadas elecciones surge el nombre del estratega político Joao santana, producto de las investigaciones del caso “Lavajato”, en Brasil, llevándose por delante a la presidente del país, así como otros funcionarios y legisladores de ese país. Aunque intentan con Lula, el ex mandatario es un viejo árbol de guayacán, formado en las lides sindicales, con una coraza moral que es su mejor carta de presentación que ni la muerte de su esposa ha permitido a sus contrarios aprovechar ese momento de profundo dolor por la pérdida de su compañera para derrumbarle. 

A pesar de las implicaciones la administración Medina tiene fortalezas que hacerle mella no es fácil, la última encuesta Gallup para el periódico Hoy, es una muestra de que la imagen del mandatario y la simpatía de que goza en la población es un ejemplo concreto. Tiene un 54%, solo bajó 10 puntos y en su partido, junto al expresidente Fernández está cabeza por la nominación presidencial, aunque él está impedido de volver a aspirar a la presidencia de la República.

Lo fuerte del presidente Danilo Medina, a pesar de la bulla mediática de la ADP, es su revolución educativa, el impacto que han generado en la población las visitas sorpresas, entre otras medidas que hacen fuerte al régimen frente a grupos liberales, partidos de la oposición, incluso a la iglesia católica y evangélicas que en el pasado alabaron, pero ahora distanciadas del mandatario por el tema del aborto, que una parte de los grupos que lo presionan coinciden con él.

Sin embargo, el gobierno que tiene todos esos elementos de defensa a su favor, no ha podido con la oposición para variar el tema de la agenda que sirve como debate nacional frente a temas que preocupan al régimen y que del oficialista PLD que busca la manera de cómo sacarlo de la psiquis colectiva.

Una manera de sacarlo

Aunque el gobierno no tiene mucho dinero, el ruido de ADP y de la UASD se resuelve con un aumento de salario, que para la próxima semana han sido convocados a un dialogo, mientras que con los médicos y enfermeras es cumplir el acuerdo, en caso de que existan violaciones al pacto como alegan esos dos sectores.

Lo más engorroso, es lo relativo al caso Odebrecht, el pedido de grupos sociales de que sea atacada la corrupción administrativa y la impunidad, que se logra con el mandatario dando pasos concretos para enfrentar ese flagelo, que no es exclusivo de este gobierno, sino que los propios que hoy exigen castigo tienen ladrones del erario público en su “santo seno”.

Debe comenzar el régimen a mandar señales claras, dando a conocer los nombres, de este y los de otros gobiernos, que podrían estar implicados en el soborno contra el Estado de 92 MM de US$ y llevar a la justicia a los que tenga que llevar, claro, siempre y cuando éstos resulten implicados en las prácticas corruptas que tienen al gobierno como blanco por todos los lados.   

Es que el gobierno, debe sacar de la mente nacional que la administración Medina, con fortalezas que exhibir, pero falta una buena estrategia de comunicación, que siga dando la impresión de que luce acorralada por la presión mediática que ejercen sobre todo el aparato gubernamental la sociedad civil, demandas sociales y la oposición política que, con su razón trata de capitalizar en su provecho las dificultades que tiene, por lo menos ahora.