Tin Tức Mới9su10Ô tô Xe máy368 utenti.

jueves, 13 de julio de 2017

El Camboyero No Tiene Quien Le Escriba



 Hace unos días le hice una pregunta a un amigo  de mi infancia cuatribolia, hoy un chef ejecutivo en la ciudad de New York, le preguntaba a Lilo si nosotros los Dominicanos sobre sazonábamos nuestra comida?

  Este no me regalo ese esperado si o no, su respuesta fue muy única  " nosotros no sobre sazonamos la comida, pero si usamos el mismo sazón para todas ellas".

  Ósea los mismos ingredientes que usamos para el sancocho, lo usamos para el locrio o la sopa de pescado, lo único que varia es la omisión de uno que otro condimento.

  Ayer escuchaba a unos de los mejores comunicadores Barahoneros  en las redes sociales, el auto denominado Emperador De Camboya y Embajador Plenipotenciario Del Batey, Alejandro Peña.

  Este con su forma y léxico llano nos daba unas declaraciones que a parte de claras también estaban llenas de desinformación, léase bien, desinformación.

  Alejandro cometía primeramente el error garrafal de sazonar su comentario con la salsa del odio racial, el cual El ve como el motivo detrás de las protestas en contra de la migración ilegal Haitiana en nuestro país, nada mas falso que eso.

  Una cosa es la xenofobia ( el odio a otras etnias) y otra cosas es racismo (el odio a un individuo o grupo de personas por su composición racial).
  Los Dominicanos no calificamos para ninguna de esas dos categorías, pues aquí lo que se esta peleando es el derecho del Dominicano mas humilde a recibir una atención adecuada en los hospitales, escuelas y barrios, todos estos afectados por la desbordante invasión de ilegales Haitianos en suelo patrio.

  El, pone como ejemplo el genocidio Rwandés (abril 7 ?%93 14 Julio 1994), en el cual como el ?%9Cmedio?%9D explica, las dos facciones o tribus de ese país, los Hutus y Los Tutsis protagonizaron dicho evento. Lo que el tocayo de Magno no dice es que esta dos tribus tenían exactamente la misma composición racial, entonces, no fue un genocidio por cuestiones raciales, fue una lucha de poder entre dos tribus.
  Así como también el conflicto de las Irlandas es estrictamente político-religioso, como nuestro  Alejandro llega a la comparación de ese problema y el nuestro es el secreto mejor guardado el Opus Dei.

  En su arroz con mango el usa la verdura y los ajíes para darle un sabor de comparación de países y leyes al problema, usa el ya muy desgastado ejemplo de las leyes y reglas de otros países y las compara con las nuestras, el muy desabrido punto sobre la inmigración Dominicana  Puerto Rico es también otra de sus desinformaciones.

  El Dominicano nunca a emigrado ilegalmente a Puerto Rico, nosotros hemos emigrado ilegalmente a los Estados Unidos, hago esta salvedad que por encima parecería necia, para explicarle a mi colega Alex, que Puerto Rico, no paga por su ejercito, salud, educación, carreteras, marina, fuerza aérea, aeropuertos, medicina, reciben cupones de comida, welfare, housing y muchos otros beneficios de los Estados Unidos, por ende, cuando un ilegal Dominicano llega este territorio Americano, sus habitantes no sufren los embates que sufre un pueblo en vía de desarrollo como lo es el Dominicano.

  También es justo mencionar que los criollos en tierra boriqua, al igual que todos los inmigrantes ilegales del mundo reciben una paga mas baja que los nativos de ahí, pero sabes que mas hacen:

  Los hemos enseñado a cocinar mejor, a tocar bachata y merengue,  a bailar y hemos cohabitado con ellos sin cambiarle su cultura, sabes por que?
  Porque somos católicos o protestantes, porque hablamos el mismo idioma, bailamos lo mismo, comemos lo mismo, nos reímos de los mismos chistes porque entendemos nuestra idiosincrasia caribeña por igual, pero sabes que no hacemos ni en Puerto rico, ni España Ni en ningún lugar del mundo?:

  No andamos como animales cagándonos en cada esquina, nunca hemos ocupado por la fuerza ningún territorio, no arrabalizamos un barrio como lo hacen los Haitianos, ni tampoco le tenemos el resentimiento a ningún pueblo como ellos nos lo tienen a nosotros.

  Por eso me confunde al escuchar de tus labios la palabra odio, no la entiendo pues el Dominicano en su alma noble ni siquiera después ver sus mujeres violadas o peor mutiladas como la niña Cielo, no a tomado ningún tipo de represalias, entonces donde es que esta el odio racial del cual hablas y como buen hijo de Malinche nos acusas?

  Hablas y desafías al despido de la mano de obra barata de nuestras construcciones y trabajos miniales, pero y tu? Cuando vas a adoptar cinco Haitianitos?

  El condimento que mas me a gustado de tu arroz con mango ha sido el jengibre, pues este, aunque sabe bien pica, así como la verdad y como negar mi valioso compueblano que tienes razón que antes de salir a linchar Haitianos, debemos de encontrar a cada bandido que permite y se beneficia de su miseria y trasiego y darles lo que merecen, la muerte por traición a la patria!


Carlos J. Díaz Gómez